FUNGYBLE: Nuevos materiales de embalaje basados en micelio de hongos y bioestabilizado de RSU

Localización: Valladolid

Entidades Implicadas:
Paraje Innovación y Consultoría S.L.

Página Web de Entidades/Proyecto:

http://parajeinnova.com/

 

Categoría de economía circular en la que se enmarca la buena práctica: Recuperar

Tipo de producto/servicio que constituye la buena práctica: Otro

Descripción General de la Buena Práctica:

El embalaje de productos posee una gran importancia. Solo de poliestireno expandido se consumen más de 7 millones de toneladas al año a nivel mundial. El presente proyecto pretende buscar una alternativa a dicho material, de difícil reciclaje, sustituyéndolo por materiales 100% biodegradables, compuestos por bioestabilizado de RSU (Residuos Sólidos Urbanos, actualmente un residuo de difícil aprovechamiento generado en la planta de recuperación de RSU de Valladolid) y paja como subproducto de la agricultura, que sirvan de sustrato a micelio de hongos. Este micelio, desarrollado en condiciones adecuadas, invade el sustrato formando un material de cierta consistencia, y si se realiza el proceso en un molde, el micelio toma la forma del mismo. Tras su inactivación, el micelio se estabiliza, constituyendo un material firme, con buen comportamiento mecánico y 100% biodegradable. 

Descripción específica y cuantificada:

Se ha ensayado la reutilización del bioestabilizado de RSU, como sustrato de desarrollo de hongos. Según las pruebas, este material podría inhibir parcialmente el desarrollo del micelio, por lo que no es aconsejable incluirlo en un % elevado. El hongo que mejor adapta su desarrollo es el Pleurotus ostreatus. El proceso de inactivación ha resultado satisfactorio y rápido empleando cámara de secado con aireación inducida.

Se han ensayado 12 moldes distintos para piezas, apreciando que el micelio es capaz de invadir y adaptarse a cualquier forma y tamaño donde se le haga crecer. Las piezas han resultado irregulares en cuanto al crecimiento del hongo, lo que no ha permitido obtener un número suficiente de piezas homogéneas como para realizar repeticiones en los ensayos. Es muy probable que los valores de los ensayos físicos (resistencias) y químicos hubieran mejorado cuanto mayor % de infestación de micelio.

La densidad del material es mayor a la del EPS, y la resistencia a la flexión y la inflamabilidad, son similares. Otras como la resistencia a la tracción y a la compresión, han resultado en valores más bajos que los de dicho material. En cuanto a los efectos para el medio ambiente, la biodegradabilidad del material obtenido, hace que sea mucho menos impactante que el empleo del EPS.

Se ha elaborado una encuesta a fin de valorar las impresiones que el producto causa de cara a su utilización en packaging. Se han obtenido resultados favorables en la mayoría de los indicadores, si bien presenta dos hándicap como son la fragilidad aparente del material, junto con su aspecto. El uso considerado más adecuado es en embalaje para botellas, llamando la atención la ligereza del material y considerando más atractiva a la empresa que optase por usar este tipo de materiales.

 

 

 

Programa o Línea de ayudas públicas en las que se enmarca:
Convocatoria de subvenciones para el fomento de la economía circular del Ayuntamiento de Valladolid en el año 2017